Mamá le untó Vick VapoRub a su bebé y poco después falleció — ¡Cuidado con esto mamá!





Resulta difícil creerlo, después de todo, muchos utilizamos el Vick VapoRub muy seguido. Parece un ungüento inofensivo y muy efectivo cuando tenemos fiebre, congestión nasal y muchas otras molestias. Pero este caso hará que muchos se cuestionen su uso , específicamente las mamás y papás que tienen hijos pequeños, porque podría traerles consecuencias fatales.







Una mamá mexicana relata su tragedia para que otros padres no pasen por lo que está pasando: la pérdida de su bebé.

Cuando regresó del trabajó, entró a la habitación de su bebé, de 2 años, y cuando se acercó para besarlo sintió que tenía temperatura. Imaginó que se trataba de un simple refriado y pensó en un remedio casero para aliviarlo.

Le untó Vick VapoRub en el pecho, la espalda y debajo de la nariz para ayudarlo a respirar mejor. Lo arropó bien y se recostó junto a él.






Venía cansada, así que se quedó dormida junto a su bebé. Horas más tarde, cuando despertó notó que su hijo no respiraba.

Sin perder tiempo, lo cargó y se lo llevó al hospital para que los médicos pudieran salvarlo. Pero, lamentablemente, todo fue inútil, ya llevaba horas de haber fallecido.

El reporte médico señaló que el bebé había fallecido debido a una inflamación en las vías respiratorias, provocada por el alcanfor que contiene el famoso ungüento.

Ella nunca imaginó que ese remedio casero le arrebataría a su pequeño, lo único que ella quería era ayudarlo a respirar mejor y el ungüento hizo precisamente lo contrario.

La cuestión está en que, para los adultos ofrece buenos resultados, sin embargo, para los menores de dos años, el ungüento con alcanfor aumenta su mucosidad en un 60%, y ésta se acumula en la tráquea obstaculizando la respiración.

Lo cierto es que la etiqueta señala que está contraindicado para niños menores de 3 años.

Lamentablemente, en el caso de la mamá mexicana, la advertencia pasó desapercibida. Utilizar remedios caseros para gran número de padecimientos es asunto común en los hogares de todo el mundo, pero, que esta historia sirva para llamar la atención de todos los padres en este aspecto: tratándose de niños pequeños, siempre debemos leer etiquetas y siempre debemos consultar con los expertos primero, antes de aplicar cualquier remedio casero.

No dejemos que un simple error nos arrebate lo más preciado, debemos ser muy precavidos y siempre consultar con los médicos para tratar cualquier padecimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...