Papada: Tres remedios milagrosos que no conocías

En este artículo te explicamos tres remedios naturales sorprendentes que te ayudarán a prevenirla y eliminarla solamente con un poco de perseverancia.






Para conseguir buenos resultados a la hora de minimizar la papada es muy importante que combinemos los remedios externos con una alimentación adecuada y una rutina de ejercicios facialesPapada: Tres remedios milagrosos que no conocías

La papada es un aspecto de nuestro rostro que afea nuestras facciones y nuestro perfil, y que es muy difícil de eliminar a no ser que recurramos a la cirugía estética.


¿Cómo combatir la papada?

Para eliminar la papada debemos actuar de dos maneras simultáneas:

Favorecer la eliminación de toxinas (grasas, líquidos, etc.) que se acumulan debajo del mentón.
Mejorar la hidratación de la piel, para darle elasticidad y firmeza y prevenir la flacidez.

A partir de estas dos premisas presentamos los siguientes remedios caseros y naturales para eliminar la papada: una mascarilla, una loción hidratante y un ejercicio sorprendente.






Mascarilla de arcilla y yogur


La arcilla es un ingrediente imprescindible para la salud y la belleza, ya que tiene la capacidad de absorber toxinas a través de los poros de la piel, a la vez que nos aporta una gran cantidad de minerales del mismo modo.

Así el aspecto de nuestra piel mejora, así como su flexibilidad y firmeza.

La arcilla es, por lo tanto, un remedio excelente para combatir la papada, ya que nos permite ir eliminando las sustancias que se acumulan en la zona a la vez que nos ayuda a que la piel no esté flácida.

Cuando mezclamos arcilla con agua, el resultado es un cataplasma que, si la piel es seca, podría resecarla demasiado. Por este motivo, en esta receta proponemos mezclarla con yogur natural, para añadir hidratación mientras la arcilla hace su función.

¿Cómo lo hacemos?

Mezclaremos arcilla verde en polvo con yogur natural hasta conseguir una pasta que sea lo suficientemente líquida como para que podamos ponernos una capa gruesa en la zona de la papada, pero no demasiado como para que gotee.
Para prepararla no debemos usar nunca utensilios ni recipientes de metal o plástico, ya que restan beneficios a la arcilla. Optaremos por los de cristal, madera o porcelana.
Nos la aplicaremos y la dejaremos actuar durante 15 o 20 minutos. Después la retiraremos con agua.
Repetiremos el procedimiento una o dos veces por semana.
Después de este tratamiento siempre deberemos hidratar la piel.
Loción de aceite de germen de trigo y limón
Aceite de germen de trigo y limón

Para dar elasticidad a la piel y evitar la flacidez es muy importante elegir bien la loción hidratante. En este caso te proponemos una mezcla casera con dos ingredientes milagrosos:

Aceite de germen de trigo

Este aceite vegetal es excelente para la piel, gracias a su contenido en vitaminas del grupo B y minerales. Además, es rico en vitamina E, con fuertes propiedades antioxidantes que evitan el envejecimiento.

Por último, le aporta firmeza y aclara ligeramente el tono de la tez.







Limón

El otro ingrediente imprescindible para nuestra loción es el limón, que podemos usar en forma de jugo fresco o bien como aceite esencial.

El limón estimula la circulación, ayuda a disolver la grasa, mejora la eliminación de líquidos y tonifica la piel, por lo cual es el complemento ideal.

Debemos procurar no exponernos al sol después para que no nos manche la piel. Una buena opción es aplicarnos esta mezcla por la noche.

Visita este artículo: Esto es lo que le pasa a tu organismo cuando bebes limón con miel

El ejercicio de la lengua

Si te pones de perfil y te observas en un espejo verás como al sacar la lengua hacia fuera, la papada se minimiza de manera sorprendente.

Esto nos da una pista de cómo podría influir la tensión que se acumula en la base de la lengua con la flacidez de la piel del cuello.

Por este motivo, podemos realizar este curioso ejercicio dos o tres veces al día, mientras realizamos cualquier otra actividad como ver la tele, leer o trabajar en el ordenador:

Con la mandíbula relajada, sacaremos poco a poco la lengua hacia fuera todo lo que podamos, sin hacernos daño. Notaremos como se estira la base de la lengua.
Volveremos a introducir la lengua en la boca, la relajaremos, inspiraremos y repetiremos el ejercicio.
Lo haremos 15 veces seguidas.
A lo largo del día intentaremos tomar conciencia de la lengua para sentir si la tenemos relajada en la base de la boca o bien la tenemos en tensión, pegada al paladar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...